Las drogas, uso, abuso y síndrome de abstinencia: como dejar las drogas

Las drogas son sustancias psicoactivas que afectan el sistema nervioso central, ya sean naturales o sintéticas. En el caso de las drogas depresoras, ralentizan el sistema nervioso central. Por eso, las drogas depresoras, por sus propiedades hipnóticas-sedantes-ansiolíticas, se usan para aliviar la ansiedad (aunque no para reducir el nerviosismo o la tensión causadas por el estrés diario). Por ejemplo, algunas drogas como las benzodiacepinas se usan también para tratar el insomnio, aunque en este caso no son efectivas más que durante unas pocas semanas. Además, muchas de estas drogas benzodiacepínicas y los denominados tranquilizantes se emplean también como relajantes musculares o para aliviar espasmos musculares. Otros usos extensivos de estas drogas, se encuadran en el tratamiento de algunos síntomas de la abstinencia de alcohol, en el tratamiento del pánico o de ciertos ataques convulsivos como la epilepsia. Las benzodiacepinas como drogas de fácil utilización, actúan rápidamente y son más seguras que los barbitúricos, por lo que han sustituido a estos últimos y son la medicación preferida para la mayoría de desórdenes de ansiedad. En este sentido, el consumidor y su entorno deben saber como dejar las drogas, las causas, alternativas y tratamientos existentes.

El abuso de drogas

El hecho de que su prescripción esté tan extendida y que sea fácil conseguirlas ha propiciado que las benzodiacepinas y los tranquilizantes hayan ingresado en la escena de las drogas de abuso. Las benzodiacepinas, en este contexto, son consumidas de forma ilícita y en dosis altas por un gran número de poliadictos en todo el mundo, desencadenando efectos nuevos y peligrosos que no eran imaginados cuando las benzodiacepinas se introdujeron en la medicina, hace cincuenta años, como una panacea. En estas condiciones dejar las drogas puede ser bastante complicado sin la ayuda de un tratamiento especializado.

Algunas drogas benzodiacepínicas (tranquilizantes) más comunes

NOMBRE COMERCIAL PRINCIPIO ACTIVO
◊ Trankimazin ◊ Alprazolam
◊ Rivotril ◊ Clonazepam
◊ Valium ◊ Diazepam
◊ Altivan, Idalpren, Orfidal ◊ Lorazepam
◊ Dormicun ◊ Midalozam
◊ Noctamid, Loramet ◊ Lormetazepam
◊ Marcen, Sedotime ◊ Ketazolam
◊ Lexatín ◊ Bromazepam
◊ Tranxilium, Dorken ◊ Cloracepato
◊ Librium, Huberplex ◊ Clordiacepóxido
◊ Dormodor ◊ Flurazepam
◊ Serax ◊ Oxazepam
◊ Restoril ◊ Temazepam
◊ Alapryl ◊ Halazepam

¿Como dejar las drogasPara superar la dependencia a las drogras benzodiacepínicas es preciso un exhaustivo control médico que contemple el tratamiento del síndrome de abstinencia, como objetivo principal para dejar el consumo de drogas. En ningún caso debe interrumpirse el consumo de las drogas o sedantes sin este control.

Una vez en el cerebro, estas drogas (las benzodiacepinas) actúan afectando al neurotransmisor ácido gammaaminobutírico (GABA), sustancia química que facilita la comunicación entre las células cerebrales. El GABA funciona disminuyendo la actividad cerebral, y con el consumo de benzodiacepinas, este neurotransmisor aumenta su actividad produciendo los efectos calmantes y ansiolíicos.

Con el uso prolongado de estas drogas (benzodiacepinas), el cerebro deja de producir su propia sustancia GABA y empieza a confiar en que la droga maneje las funciones de estos químicos naturales del cerebro, es decir, el organismo empieza a depender de las benzodiacepinas para funcionar “normalmente”. Por eso cuando se deja de consumir drogas, los sedantes, después de un tiempo prolongado, el organismo sin benzodiacepinas y sin las sustancias naturales que ha dejado de producir durante el consumo de la droga, sufre alteraciones, que son conocidas como síndrome de abstinencia.

En definitiva, el organismo se ha acostumbrado a la presencia de las benzodiacepinas (se ha vuelto dependiente) para activar el sistema de recompensa cerebral, y cuando cesa el consumo de esta droga, ese sistema de recompensa carece de la sobreestimulación habitual y, por tanto, no es capaz de activarse. El resultado es el síndrome de abstinencia, lo más opuesto a la calma, que se convierte en uno de los principales obstáculos para dejar las drogas benzodiacepinicas y cuyos síntomas físicos hacen que muchos adictos vuelvan a buscar estas drogas para no sentir el malestar. De hecho, para muchos investigadores, el temor al síndrome de abstinencia es uno de los motivos centrales para continuar consumiendo benzodiacepinas, junto al profundo y compulsivo deseo de droga que produce la adicción. Como exponen numerosos estudios estos son además, los principales obstáculos para dejar las drogas.

Síntomas de la abstinencia de drogas benzodiacepínicas

Generalmente, el síndrome de abstinencia de una droga es el espejo de sus efectos primarios y por tanto, los síntomas de la abstinencia de las drogas benzodiacepinas son los opuestos a los efectos de estas sustancias. Estos síntomas incluyen incapacidad para dormir (el espejo de los efectos hipnóticos de las benzodiacepinas), ansiedad (el espejo de los efectos ansiolíticos), tensión y trastornos musculares (el espejo de sus propiedades miorrelajantes). La única excepción es que la propiedad de producir amnesia que tienen las benzodiacepinas no produce el efecto contrario (una mayor memoria) durante el síndrome de abstinencia, sino que por el contrario la abstinencia de benzodiacepinas cursa con un aumento del deterioro de la memoria y del funcionamiento cognitivo.

La gravedad y duración del síndrome de abstinencia de benzodiacepinas depende de la droga consumida, el patrón de uso, la dosis y la duración del consumo, las características de cada persona y del consumo de otras medicaciones. En general, el síndrome de abstinencia de benzodiacepinas se divide en abstinencia de dosis bajas y abstinencia de dosis altas.

Síndrome de abstinencia de dosis bajas: la dependencia física puede ocurrir con dosis bajas de benzodiacepinas. El tiempo de consumo necesario para producir síntomas de abstinencia es variable, y puede resultar difícil distinguir entre abstinencia y retorno de los síntomas preexistentes por los que se comenzó a usar benzodiacepinas. En pacientes que han consumido benzodiacepinas durante un largo tiempo a niveles terapéuticos, el síndrome de abstinencia puede ser bastante prolongado, pero no implica, normalmente, convulsiones u otros síntomas muy graves.

Este síndrome de abstinencia moderado se caracteriza por producir síntomas de ansiedad, irritabilidad, insomnio, pánico, inestabilidad emocional, y síntomas neurológicos como intolerancia a la luz y los colores brillantes, las aureolas de las luces en la noche y parestesias que tienden a trasladarse. Estos síntomas pueden persistir durante meses o años, desapareciendo gradualmente.

Síndrome de abstinencia de dosis altas: puede ocurrir después de tres semanas de consumo. La interrupción de sedantes-hipnóticos en personas que han estado usándolos en dosis altas puede producir deformaciones perceptuales, desmayos e hiperreactividad a estímulos externos, ataques con convulsiones y delirio, además de incluir los síntomas provocados por la abstinencia por dosis bajas de benzodiacepinas.

  • Leve: falta de apetito, ansiedad leve
  • Moderada: ansiedad, nerviosismo, irritabilidad, pánico, temblores, sudoración, palpitaciones, disestesias, síndrome similar a gripe, alteraciones de la memoria
  • Grave: convulsiones, delirios, alucinosis

Como dejar las drogas en la desintoxicación de benzodiacepinas sin síndrome de abstinencia

En definitiva, el síndrome de abstinencia es un obstáculo fundamental para la recuperación de la adicción a las drogas benzodiacepínicas. Pero la desintoxicación sin síndrome de abstinencia es posible. El síndrome de abstinencia de las benzodiacepinas no es un comienzo ineludible de todo tratamiento para dejar las drogas, sino que por el contrario, puede ser evitado con una específica intervención y un tratamiento especializado para dejar las drogas.

Para evitar el síndrome de abstinencia, es necesario recuperar las funciones cerebrales que han resultado dañadas por la adicción a las benzodiacepinas. Pero esto no es posible con una desintoxicación “tradicional”. Las neuronas deben ser recuperadas con una intervención farmacológica que permita que el paciente no sufra ni síntomas de abstinencia ni ansia de consumo, al dejar las drogas, y que más allá de este procedimiento, permita también una recuperación de procesos cognitivos y afectivos que habían sido dañados, como la retención, la capacidad para leer, la conciencia o la serenidad.

Más información sobre como dejar las drogas, la abstinencia a las drogas benzodiacepínicas y tranquilizantes

OTROS ARTÍCULOS DE INTERÉS
NIH – Primeros auxilios en caso de drogadicción
TAVAD como dejar las drogas: especialistas en desintoxicación y tratamientos contra la cocaina, alcohol, heroína y benzodiacepinas
Tratamiento contra la adiccion a las drogas benzodiacepinicas (Tranquilizantes)
Desintoxicacion de las drogas benzodiacepinicas (Tranquilizantes)

 

Página informativa sobre como dejar las drogas